Dualidad de la Mente


subconscious

Como la Luna nuestra mente tiene un lado conocido y otro desconocido, pero todavía aún, quizás más importante, porque controla las funciones del cuerpo y nuestra actitud emociones y pensamientos

Cada persona tiene dos fases de mente o mentalidad. Una es llamada la mente objetiva, la otra la subjetiva. La objetiva es la conciencia ordinaria o inteligencia habitual. La mente consciente por medio de la cual dirigimos nuestros asuntos diarios. Esta última trata con todas las condiciones y relaciones del mundo objetivo

La mente subjetiva (inconsciente) es aquella que controla las funciones inconscientes del cuerpo, principalmente, y los procesos internos incluyendo recuerdos y emociones. No es capaz de tratar con las condiciones objetivas, ya que no tiene idea de condiciones comparativas o de valores. Hace magníficamente aquello que debe hacer, y ejecuta las órdenes de la mente objetiva sin vacilaciones, sin ninguna desviación. Es realmente la gran sirvienta que tiene a cargo el cuerpo y obedece ciegamente

Si la conciencia objetiva dice: “Mi estómago está dañado”. “No digerirá el alimento”; la mente subjetiva toma la sugestión y dice, “No puedo digerir el alimento” y luego hace que el cuerpo le obedezca, porque lo controla completamente

Las funciones de la digestión entonces son impedidas y si la mente objetiva no cesa en hacer su declaración respecto a la incapacidad, el resultado será dispepsia, indigestión u otra cosa

Esto es simplemente porque el sirviente actuó por sugestión de su señor o amo. Este sirviente no hace discriminaciones de maestros o amos y la única defensa del individuo consiste en tener una conciencia objetiva fuerte, vigorosa inteligente, disciplinada, controlada por su inteligencia

Esa inteligencia  no solamente puede controlar con sabiduría a la mente subjetiva o conciencia subjetiva (inconsciente), sino que la protege de la intrusión de sugestiones negativas que pueden provenir no sólo de su persona sino de otros también

Por esto, es esencial para nuestro bienestar y protección mantener una conciencia o mente objetiva fuerte, inteligente, vigorosa -disciplinada-, a fin de dirigir correctamente a   la mente subjetiva (el inconsciente o subconsciente), y también para mantener “a raya” y fuera de uno las sugestiones dañinas de otras mentes -personas- alrededor nuestro

Debemos ser positivos en nuestra mente objetiva  dando ninguna sugestión de enfermedades, desánimo, angustia, desarmonía, incapacidad,  de fracaso, derrota, pobreza o miseria

Aquí llegamos al punto más crucial en este tema… Cada pensamiento o palabra  es una sugestión.  No hay diferencias entre una sugestión correcta o incorrecta. La sugestión correcta es aquella dada desde la mente amorosa o justa, ofrecida en tal forma que estimulará, re-asegurará o dará poder a aquel para quien la sugestión es hecha. Puede ser una auto-sugestión y es a menudo el único tratamiento curativo requerido o la “clave” para la obtención de un objetivo determinado.

Muchos de nuestros fracasos en la vida,  nuestras  enfermedades, no tienen otra causa que sugestiones erróneas hechas por nosotros mismos o por otras personas en nuestra mente subjetiva, la cual –como una buena sirvienta- obedece ciegamente aquellas órdenes sin vacilar y con gran diligencia

La sugestión errada es aquella que persuade, coerciona u ofrece su sugerencia de un motivo  ruin o desarmónico.

Todo consiste en influenciar la mente subjetiva -el inconsciente-, para que ejecute cualquiera función perfectamente y gracias a esto manifestar un cuerpo sano o una vida exitosa y plena.

Tan maravilloso es el poder de la auto-sugestión -sugestión dada conscientemente por nuestra propia mente a la mente subjetiva o subconsciente-, que por ejemplo, muchos casos de  reumatismo, indigestión, alergias  etc., han cedido en forma incondicional y completamente, tal como cuando se detienen las fiebres, las inflamaciones disminuyen, etc..

Estos pensamientos positivos repetidos diariamente 30 veces en la mañana al despertar y 30 veces en la noche antes de dormirse pueden hacer  milagros en la vida (*).  Aquí encontramos la explicación del “poder” de muchos curadores mentales, chamanes y similares

Y también  la real causa de las denominadas “maldiciones”

Muchos enfermos después de solamente ver al médico  se sienten mejor

En la misma forma comprendemos las extremadamente equivocada sugestión que muchos médicos dan cuando declaran una enfermedad como “incurable”. Mientras más respetada la persona mayor será su sugestión y la impresión que sus palabras dejarán en las mentes de otros; por lo tanto, mayor su responsabilidad

Es muy importante que nos mantengamos alejados de todas aquellas personas que hablan sólo de males, de limitaciones humanas, emisores de palabras y frases  que conducen al desánimo y el fracaso

Es un buen hábito cultivar la compañía de personas optimistas, alegres, de aquellos que tienen  ideales, de aquellos que pueden ser estimuladores de nuestra vida con su actitud mental y pensamientos benéficos

Uno de los primero profesores de la Ciencia de la sugestión, el Francés Emile Coué,  daba a sus pacientes una frase corta para ser repetida 30 veces, mañana, mediodía y noche, a la manera de “remedios”,  similar a ésta:

“Estoy bien, estoy bien, y cada día mejor y mejor; todas mis cosas mejoran para mi bienestar, cada día más y más”

 Aquellos que usaron solo una corta frase como ésta al cabo de un tiempo  reportaron la curación  de enfermedades obstinadas y el vencimiento de situaciones aflictivas  mentales y nerviosas

La única cosa que estas maravillosas frases hacen es llegar al inconsciente –la mente subjetiva, el subconsciente,  y quedar grabadas allí; ¡entonces ella  hace el resto del trabajo!

¿Qué cosa es imposible para ella, si el completo laboratorio del cuerpo se encuentra a su disposición?

Uno puede así componer sus propias frases y  sugestiones para diversos objetivos

Siempre sugerimos que al mismo tiempo que se sigan estas indicaciones se persista en  un tratamiento médico adecuado  (teniendo cuidado que el médico  sea uno optimista y que no entregue  “malas sugestiones”)

Estas frases que componen las sugestiones deben seguir algunas reglas:

  1. Estar planteadas en término positivos (jamás usar la palabra NO)
  2. En tiempo presente con proyección al futuro
  3. cortas
  4. repetirse al menos tres veces y día a día con perseverancia

Lamentablemente NO  es posible estar alerta TODO EL TIEMPO. Y estamos bombardeados diariamente en las ciudades por muchas  sugestiones negativas

Puedes crear frases que hablen de eso y te hagan inmune a lo indeseable

Teniendo eso en mente tiempo atrás  preparé para mis alumnos en mis cursos de hipnosis un programa ´subliminal denominado “Fire Wall Mental”.  Su objetivo; impedir  que las sugestiones negativas de otros llegaran a sus  mentes afectando su identidad y creencias personales

Pero puedes componer tus propias frases que cumplan el  mismo objetivo

 

Dr. Rod Fuentes


Leave a Reply